Mi Top Ten de 2015

No suelo participar en retos online (una es de naturaleza más bien dispersa e inconstante), pero no me puedo resistir a uno de los planteados por The Broke and the Bookish: mi top ten de lecturas del pasado año. En este caso llegué al reto a través del blog literario Sarah reads too much. 

Como tengo esa maniática costumbre de ir apuntando en un cuaderno los libros que leo cada año, me resulta muy fácil hacer una retrospectiva y darme cuenta de que 2015 ha sido un año escaso en lecturas. En mis años he cubierto una media de 100 a 110 libros. Este año me he quedado en 49 (aproximadamente a un libro por semana, muy por debajo de mi media habitual). También ha sido distinto en cuanto al tono de las lecturas, menos clásicas que en otras ocasiones, más variadas en género

Las 10 más importantes, por motivos diversos, han sido las siguientes:

1 Watership Down, Richard dams. Ficción, Penguin. Sawyer lee Watership DownSin duda, el libro del año. Llevaba años esperando en mi estantería, y cuando finalmente me decidí a sumergirme en él no pude soltarlo. Lo mejor, sin duda, los personajes: esos maravillosos arquetipos que son Hazel (el héroe), Fiver (el chamán), Dandelion (el contador de historias), y sobre todo Bigwig, el Gigante Bueno, ese Porthos encarnado en conejo que acapara los grandes momentos de la historia. Y la poderosa mitología de El-Ahrairah, el primer conejo y padre de todos los conejos, el Príncipe de los Mil Enemigos. Si no lo habéis leído, no os acobardéis por su apariencia infantil. Nada más lejos de la realidad. Una lectura obligada.

Todo el mundo será tu enemigo, Príncipe de los Mil Enemigos, y si te atrapan te matarán. Pero primero tendrán que atraparte.

Sigue leyendo

Breve retrospectiva

Regreso a casa tras casi dos meses sin actualizar, llena de cosas que contar (más libros, más música, más cine, más series), porque han sido dos meses fructíferos, en los que he conocido a personajes que me acompañarán siempre (Hazel, Fiver, Bigwig, va por vosotros), he avanzado varios kilómetros en el camino hacia la Torre Oscura, he descubierto discursos sorprendentemente feministas en películas comerciales que derrochan testosterona en cada promo (en serio; ya hablaremos de la nueva Mad Max) Joss Whedon ha estrenado por fin su Era de Ultrón (¿os acordáis cuando sólo se estrenaba una película con hype al año? Ahora tenemos El Hobbit, Kingsman, Los Vengadores, Jurassic World, Tomorrowland, Mad Max, todo en unos pocos meses; no sé vosotros, pero yo no doy abasto…), me he enganchado a las versiones 2.0 de Jane Austen de Pemberley Digital, y he recibido nuevas cartas de rechazo de editoriales. Yay.

Y, sobre todo, he acabado el primer borrador de Boatswain, tras casi un año y medio de trabajo. Y yo que me propuse conseguirlo en tres meses… Al menos ese puñado de hojas manchadas de tinta se ha convertido en un primer manuscrito que guarda cierto parecido con lo que quería conseguir. Ya lleva casi un mes enfriándose. Le queda poco para alcanzar una temperatura desde la que pueda sentarme de nuevo a trabajar en ella. La vida, como siempre, se interpone. Pronto, muy pronto.