El niño que vivió, otra vez #2. Releyendo Harry Potter y la Cámara Secreta.

Nivel de spoilers: Alto, altísimo. Pero, ¿sigue habiendo alguien ahí fuera que no ha leído Harry Potter?

 

En todas las listas y clasificaciones que hay ahí fuera, y hay muchas, Harry Potter y la Cámara Secreta suele considerarse el libro más flojo de la saga. Sucede lo mismo con su adaptación cinematográfica, que es la más larga y lenta de las ocho películas basadas en los libros de J. K. Rowling. Es cierto que la película tiene algunos problemas: el mayor de todos, seguramente, la dirección de Chris Columbus, al que los temas algo más oscuros de esta entrega parece que le vienen grandes, y que alarga innecesariamente algunos pasajes poco interesantes. Eso sí, el magnífico casting compensa lo demás: Kenneth Brannagh como Gilderoy Lockhart, Chris Coulson como Tom Marvolo Riddle y, sobre todo, Jason Isaacs como Lucius Malfoy, están estupendos.

Camara secreta¿Es realmente La cámara secreta el más flojo de los libros? En realidad, no. Hay quien dice que es El príncipe mestizo (uno de mis favoritos, con los fascinantes flashbacks sobre el pasado de Voldemort), o El cáliz de fuego (con esa trama que parece ajena a todo lo demás en la saga, el Torneo de los Tres Magos, hasta que de repente y de un plumazo deja de serlo). A mí personalmente el que más me cuesta es La Orden del Fénix. El único problema real de La cámara secreta como libro es que es el segundo de una saga, y que tiene, por tanto, la difícil tarea de avanzar en la trama principal (no en esa trama secundaria y episódica que puebla cada libro, como el enfrentamiento contra Umbridge en La Orden del Fénix, o el propio torneo en El cáliz de fuego), y al mismo tiempo dejarnos con ganas de más, sin que se note demasiado. Sigue leyendo

Anuncios