Tres cabreos de cine, o algo huele a podrido en los Oscars

Quienes me conocen saben que más de un año me he pasado la noche de los Oscars en vela, siguiéndola con interés y un bol de palomitas, indignándome y alegrándome cuando tocaba, según el caso. He vivido cabreos antológicos viendo los Oscars. Como aquella vez que Crash le robó el Mejor Película a Brokeback Mountain. O cuando El discurso del Rey se lo robó a Toy Story 3. Cosas así. Pero este año estoy especialmente cabreada. Y no, no tiene que ver con el famoso boicot a favor de la diversidad racial abanderado por la familia Smith.

No, mi cabreo tiene otro nombre.

2016 es el año de las actrices. Vale, y quizás de Leo. Pero sobre todo de las actrices. Este año ha habido interpretaciones femeninas absolutamente sobresalientes, pero hay una que destaca por encima de todas y que ni siquiera haya sido nominada es indignante.

Mi cabreo se llama Furiosa.

Cabreo número 1 y principal: Imperator Furiosa. 

Banda sonora de este apartado: Brothers in Arms. A partir del minuto 2:00. 

Imperator FuriosaTodos sabemos que la película del año es Mad Max: Fury Road, ¿verdad? Eso no tengo que argumentarlo. Unos efectos visuales absolutamente espectaculares, un diseño de producción impecable, una banda sonora maravillosa (¿no le habéis dado al play?). Los que fuimos obligados al cine, esperándonos otra road movie postapocalíptica ultraviolenta, salimos con la boca abierta. Yo, personalmente, estaba alucinada. Acababa de ver en el cine, en una sala abarrotada, una estupenda película de acción, sí, una road movie postapocalíptica ultraviolenta y grotesca, también, pero, sobre todo, la odisea épica de una heroína poderosa como pocas se han visto en el cine. Una heroína que desafía el status quo para liberar a las cinco esposas del señor de la guerra Inmortan Joe y regresar con su gente, una tribu de amazonas del desierto llamadas Vuvalini. 

¿En serio?

Sigue leyendo