Los abismos y las cumbres de la vida

“El gato prosiguió, excitado.

-Ya te he hablado de mi abuela Mía, la anciana gata sabia que tantas cosas misteriosas sabía. Vivía con nosotros en el agujero del sótano. Ahora ya está con el Gran Gato del Cielo, como todos los demás, excepto yo. Poco antes de morir me dijo algo: “Félix, si realmente quieres ser un día un gran artista, tienes que conocer todos los abismos y cumbres de la vida, pues sólo quien los conoce puede enternecer todos los corazones”. Eso me dijo ella. Pero, ¿puedes explicarme tú a qué se refería?

-Bueno -respondió secamente el cuervo-. Los abismos ya los has vivido bastante en tu propia carne.

-¿Tú crees? -preguntó aliviado Félix.

-Claro -graznó el cuervo-. No es fácil descender a abismos más profundos. Ahora sólo te faltan las cumbres”.

Michael Ende, El ponche mágico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s